Blog

Actualidad

Cómo mantener tus pies calientes al esquiar

4 Febrero, 2017

¿Estás harto de pasar frío en los pies cuando vienes a esquiar? ¡Aquí tienes unos consejos que te ayudarán a mantenerlos calientes y secos!

 

  • Asegúrate de que tus botas están completamente secas cuando te las pones. Si esquías varios días, asegúrate de que tus botas no retengan la humedad. Tras finalizar la jornada, debes separar el botín interior de la carcasa, y dejarlos en un lugar seco y cálido. No conviene dejarlas junto a una fuente directa de calor, ya que la carcasa podría sufrir deformaciones.

 

  • Un truquito es meter papel de periódico en las botas tras tu jornada de esquí, que empapará la humedad que tenga la bota.

 

  • Botas en buen estado. Hay que revisar con cierta regularidad si nuestras botas tienen zonas por las que pueda filtrarse el agua de la nieve, ya que llegaría la humedad al interior del pie y se produciría un descenso brusco de la temperatura.

 

  • Usar la talla adecuada de botas. Si llevas la bota demasiado apretada, ya sea porque es una talla pequeña o porque al ser demasiado grande tienes que apretarla mucho para que sujete bien, la circulación de tus pies será menor y bajará su temperatura.

 

  • ¡Cuidado con los calcetines! Es importante que no sean excesivamente gruesos, ya que esto nos apretará demasiado el pie y se producirá el efecto explicado en el punto anterior.  Asimismo, si comenzamos a sudar, se nos enfriarán. Deben ser calcetines más finos.

 

  • Llevar calcetines de repuesto. Parece evidente, pero conviene recordarlo. Si se nos filtra la humedad, sudamos o simplemente al terminar la jornada, debemos cambiarnos los calcetines.

 

  • Existen calcetines y plantillas con calefacción, una opción algo cara pero válida si todo lo anterior no te sirve. También puedes comprarte unos parches de calor, que duran varias horas, y son más económicos.

ABONO SKI PIRINEOS

Fácil y seguro

Comprar

METEO



ESTACIÓN
Remontes
KM esquiables
Pistas abiertas

WEBCAMS